11.11.2019

Economía Circular y Gestión de Residuos: Desafíos y oportunidades

Analizamos en el Programa Líderes cómo Australia, España y la Unión Europea avanzan en la construcción de nuevos modelos. Resumen en PDF de actividades

Acuñado en el año 1980, el concepto de “economía circular” ha ido adquiriendo mayor relevancia a medida que se hacían patentes los inconvenientes de la economía lineal, predominante hasta ahora. Según la Fundación Economía Circular, este concepto económico tiene como objetivo que “el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía,…) se mantengan en la economía durante el mayor tiempo posible y que se reduzca al mínimo la generación de residuos”.

Se trataría, por tanto, de convertir la economía lineal (extracción, fabricación, utilización y eliminación) por un nuevo modelo basado en “disminuir el uso de recursos, reducir la producción de residuos y limitar el consumo de energía”.

A pesar de la complejidad de llevarla a cabo, dado que involucra a todos los sectores de la sociedad, gobiernos y entidades de todo el mundo incorporan sus propuestas en mayor o menor medida. Así, en el año 2014 el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, señaló que “es necesario transformar Europa en una economía eficiente en los recursos (…) También hay que asegurarse de que, una vez que hemos utilizado nuestros productos, nuestros alimentos y nuestros inmuebles, seleccionamos los materiales de estos y los usamos una y otra vez”.

Un año más tarde la Comisión Europea adoptó un plan de acción para acelerar la transición de Europa hacia una economía circular. Dicho plan establecía 54 medidas para “cerrar el círculo” del ciclo de vida de los productos y señaló los sectores prioritarios para su aplicación: plásticos, residuos alimentarios, materias primas críticas, construcción y demolición, biomasa y biomateriales.

En un informe publicado en marzo de este mismo año la Comisión Europea señaló que la implementación de estas medidas, además de sus ventajas directas, había ayudado a crear nuevos empleos y oportunidades de negocio: “En 2016, actividades de economía circular como reparación, reutilización o reciclaje generaron un valor añadido de casi 147.000 millones de euros y representaron inversiones del orden de 17.500 millones de euros”.

Pese a que la economía circular incluye medidas orientadas a la fabricación eficiente y el consumo concienciado, es en la gestión de residuos donde se centra el principal bloque de actuaciones. El Programa General de Acción de la UE en materia de Medio Ambiente hasta 2020 señala “una especial preocupación por transformar los residuos en recursos (…) y se insiste en abandonar prácticas perjudiciales y antieconómicas, como los vertederos”, así como “la necesidad de más acciones dirigidas a un uso eficiente del agua”. Para lograr todo esto “se necesitarán inversiones adecuadas e innovación en productos, servicios y políticas públicas, tanto por parte de fuentes públicas como privadas”.

Los objetivos marcados por la Unión Europea son alcanzar un 55% de reutilización y reciclado de residuos domésticos en 2025 y la reducción del 10% en el vertido de residuos urbanos en 2035. Según señala el Parlamento Europeo citando datos de 2016, el 47% de los residuos municipales en la UE se recicla o composta”, aunque existen grandes diferencias entre países. En España la tasa de reciclaje se encuentra en el 30% y el uso de vertederos en el 57%.

Queda, pues, un largo camino por recorrer para alcanzar las cifras previstas por la Unión Europea. Esto, sin embargo, más que un problema se considera una oportunidad. Según señala la Revista Técnica de Medio Ambiente (Retema) citando al World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), “la economía circular es una oportunidad valorada en 4,5 trillones de dólares. Se calcula que a través de sistemas de economía circular se crearán en Europa más de dos millones de empleos en sólo 15 años y las soluciones de la economía circular ahorrarán un 37% del uso de energía”.

Economía Circular en Australia
¿En qué estado se encuentra la transición hacia una economía circular en Australia? A mediados de 2018 el comité de Medioambiente del Senado publicó un informe que instaba al Gobierno a “actuar con urgencia para pasar de una economía lineal a una circular que priorice la recolección, recuperación y reutilización de productos, incluso dentro de Australia”. Un informe del Parlamento del Estado de Victoria señala los objetivos y principales medidas a tomar, así como ejemplos de iniciativas que ya se llevan a cabo en el país.

Entre ellos, el informe destaca la nueva instalación de conversión de residuos en energía en la ciudad de Kwinana, “la primera de su tipo en Australia” y construida por nuestro patrono Acciona. Además, cita otras iniciativas importantes como el plan de recuperación de recursos y desechos 'Sustainability Victoria' o los planes de Nueva Gales del Sur para implantar los principios de economía circular.

Se puede concluir que aunque la economía circular dista mucho todavía de estar completa, la transición hacia esta sí es una realidad palpable en los países desarrollados, entre ellos España y Australia y que, además de suponer un enorme desafío, no solo proporciona beneficios medioambientales sino que, además, es una fuente de oportunidades económicas, inversiones en infraestructura y tecnología y creación de empleo.

Más información sobre el Programa Líderes

Contacto

C/ Serrano Galvache, 26. Torre Norte, planta 9ª. 
Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea
y de Cooperación 
28033 Madrid (ESPAÑA)
+34 91 379 18 19
Ver Mapa

Somos

ACCIONA
CAF
CAIXABANK
CÁMARA DE COMERCIO DE ESPAÑA
CASA ASIA
ICEX
INDRA
INSTITUTO CERVANTES
MINISTERIO DE CULTURA Y DEPORTE
MINISTERIO DE ASUNTOS EXTERIORES, UNIÓN EUROPEA Y COOPERACIÓN
NAVANTIA
©2011 Fundación Consejo España Australia